11 de diciembre de 2007

CUANDO SE "PASO"ALONSO A RENAULT.....




Los primeros contactos de Fernando Alonso con la escudería Renault para regresar al equipo con el que conquistó los campeonatos del mundo de Fórmula 1 en 2005 y 2006 se iniciaron tras el Gran Premio de Hungría, que supuso la fractura total con su equipo Mclaren, y se han concretado cuatro meses después con el anuncio de un nuevo compromiso con la casa francesa.
De todas las posibilidades que tenía para decidir su futuro, la única considerada con seriedad desde un principio fue la de Renault, a pesar de que otros equipos hayan mostrado su interés por contratarle.

La multa, clave
En el Gran Premio de Italia, en vísperas del segundo juicio del Consejo Mundial de la FIA por el espionaje de Mclaren a Ferrari que se saldaría unos días después con la retirada de los puntos conseguidos en el mundial de constructores y una multa 100 millones de dólares a la casa británica, el acuerdo con Renault era casi total.

Mclaren-Mercedes, un problema
El principal obstáculo entonces era el contrato que unía a Fernando Alonso con la escudería Mclaren-Mercedes, que finalizaba en 2009, aunque con la tensión entre piloto y equipo estaba claro que la única salida era la rescisión del mismo, aunque a falta de cuatro pruebas para la conclusión del mundial y con todas las posibilidades de conseguirlo, ambas partes se esforzaban en mantener la unión hasta el final del compromiso.

La primera reunión
En la tarde lluviosa del 28 de septiembre, en el circuito japonés de Mont Fuji, a última hora de la tarde, se reunía en la oficina de las instalaciones de Renault con el ingeniero jefe de la escudería francesa Pat Symonds, quién le mostraba los planos del R28 y los planes del equipo para la temporada 2009. Mientras, ante la posibilidad, casi certeza, de la separación de Alonso y Mclaren el presidente de Toyota Motorsport, John Howett, trataba de ponerse en contacto con el piloto, hacerse con sus servicios, y dar un nuevo impulso a la escudería nipona, una de las que tiene mas recursos económicos. Después de haber terminado en catástrofe el mundial para la escudería Mclaren-Mercedes, en el que perdió todo y dejó en bandeja el título de pilotos al finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari), la separación entre Fernando Alonso y Mclaren-Mercedes se consumó el 2 de noviembre con un comunicado conjunto.

Una pausa en la negociación
Fernando Alonso se marchó de vacaciones y dejó a su representante, Luis García-Abad, encargado de cerrar el acuerdo con Renault, pero seis días después, el 8 de noviembre, el Consejo Mundial del Automóvil convocaba a la escudería Renault para el 6 de diciembre, en Mónaco, para responder a una acusación de espionaje por parte de Mclaren. Si Renault era sancionada con la misma dureza que lo había sido Mclaren, el futuro de la escudería podía verse comprometido y eso dio un frenazo al anuncio del acuerdo y despertó numerosos rumores sobre el posible destino de Fernando Alonso. Una vez que el pasado jueves Renault no fue sancionada por la Federación Internacional del Automóvil (FIA), a pesar de haber sido encontrada culpable, como habían hecho con McLaren en la primera vista el 26 de julio, nada impedía que Fernando Alonso y Renault volvieran a unir sus destinos, con la esperanza de reeditar viejos éxitos.
Publicar un comentario