7 de enero de 2008

Las rutas patagónicas de Argentina y Chile y la selva y playas de Brasil podrán ser escenario del Rally Dakar 2009, tras el desastre económico que sig



En los aviones de vuelta las ilusiones rotas por Al Qaeda intentan recomponerse unidas por la esperanza en el futuro del Dakar, una carrera que ya se imagina lejos del Lago Rosa. "Ésta es mi opinión personal, no la de la hija del presidente de mi país, ni siquiera la de una mujer que compite, pero creo que esta prueba no volverá a África porque la hemos echado del continente", decía Sindiely Wade, hija del presidente de Senegal y piloto del Dakar, quién iba a compartir su butaca con Vanina Ickx.
En los pasillos del Centro Cultural de Belem, los propios responsables de la organización proponían en voz baja nuevas alternativas a periodistas y amigos. Y entre las posibilidades para el próximo año, la de viajar al verano de América del Sur en diciembre de este año y enero de 2009 es la más interesante en estos momentos. El pasado mes de septiembre hubo negociaciones que mantuvieron los responsables del Dakar con los organizadores del Rally por las Pampas, el Patagonia-Atacama, una de las pruebas del calendario de la Copa del Mundo. La intención es hacer un símil del Dakar en aquellas tierras, que recorriera Argentina, Chile y Brasil, tres países en los que la selva, el desierto y las grandes llanuras terminando en la playa tienen su lugar.
La próxima edición para este año ya está anunciada del 10 al 20 de septiembre, aunque ya está visto que todo puede pasar en los raids. El gran inconveniente es que los costos de transporte hacia América serían mucho mayores. Pero también es cierto que, en este cambio de ciclo de la prueba, sería un revulsivo importante en cuanto a la expectación que causaría un evento de estas características en América Latina.
Publicar un comentario