7 de septiembre de 2008

F1 CON SUSPENSO....A CONFIRMAR

LA MUCHACHADA DE LA FIA NO LE CAE BIEN LA ACTUALIDAD DE HAMILTON,ESTA EN ESTUDIO UNA SANCION,PARECE QUE SOLO SIRVE FERRARI PARA LA FIA...BILLETES MAS O MENOS IGUALITO QUE LA CDA DEL ACA...
El GP de Bélgica, 13ª fecha del Campeonato Mundial de F-1, tuvo en sus dos últimas vueltas lo mejor de toda la prueba. En sólo dos pasajes, aconteció de todo. En el final - uno de los más sensacionales de los últimos años -, Lewis Hamilton aprovechó la falta de control de Kimi Raikkonen y venció en Spa-Francorchamps, este domingo. La etapa belga fue dominada por el finlandés, que parecía haber despertado de la letanía en que se presentó en las pruebas más recientes. Inmediatamente en la salida, que no fue tan menos emocionante que el final, el piloto de Ferrari puso el cuchillo entre los dientes y partió para encima de los rivales. Dejó a Heikki Kovalainen, Felipe Massa y Hamilton atrás, asumiendo el liderazgo. En medio de la disputa por la punta, se destacaron en el inicio Fernando Alonso, que conquistó dos posiciones, Sébastien Bourdais, avanzando cuatro puestos, y Nelsinho Piquet, subiendo cinco lugares. Varios coches se esparcieron en la primera curva, el francés de Toro Rosso llegó a pegar en la parte trasera del Toyota de Jarno Trulli.Durante toda la semana, había la previsión de que llovería durante todo el GP, lo que acabó no concretizándose. La gran mayoría fue disputada con pista levemente húmeda. Por eso, la carrera prosiguió sin grandes emociones. Raikkonen mantenía la primera colocación, con Hamilton segundo, al frente de Massa, que era el más importante, pensando en la disputa por el campeonato. Si en otros años, Spa fue responsable por muchos abandonos, ese año, fueron muy pocos. Piquet fue el primero, después de pegar contra la protección de neumáticos. Según el piloto de Renault, el error fue haber pasado por las líneas blancas, que estaban húmedas. Eso lo hizo perder el control del coche. Después, fue la vez de Rubens Barrichello, en un fin de semana horroroso, con problemas en la sexta marcha. Después de pasados dos tercios de carrera, nada había cambiado en el escenario de la prueba. Lo más interesante era ver a Toro Rosso colocando dos pilotos en la zona de puntuación. Bourdais timbraba el desempeño presentado en los entrenamientos con el quinto lugar, quedándose al frente – lo que fue costumbre en Spa – de Sebastian Vettel, séptimo.Todo caminaba hacia un final normal, hasta que llegó el aviso: la lluvia aparecerá en las últimas vueltas de la carrera. Los equipos quedaron en alerta. Alonso preguntó por radio al ingeniero de él sobre tal posibilidad. El integrante del equipo dijo que era probable y dijo que Renault aún estaba pensando en lo que hacer. Probablemente, cuando Hamilton recibió la noticia, resolvió gastar los esfuerzos finales para tomar la victoria de Raikkonen. En el penúltimo pasaje, el inglés fue encima del nórdico, vio la puerta cerrada, y ambos casi se tocaron. A causa de eso, Lewis tuvo que pasar por el área de escape de la última curva antes de la recta principal para no llegar al roce. Como quedó al frente de forma inadecuada, Hamilton dejó a Kimi reasumir la punta. Así que el escandinavo tomó el lugar, el británico hizo un zig-zag y efectuó el sobrepaso. La maniobra esta siendo investigada por los Comisarios.Pero la pelea no había terminado ahí. Lewis tuvo problemas con un rezagado, y fue para fuera de la pista, abriendo camino para el piloto de la Ferrari. Sólo que Raikkonen no conseguía controlar el coche en ciertos puntos mojados de la pista. En uno de ellos, rodó solo, y el líder del campeonato retomó la primera posición.El finlandés, probando que este domingo estaba bien despierto, no desistió. Pero como la fase de él no es buena, volvió a rodar, pero, esta vez, no paró hasta encontrar el muro. Un fin decepcionante más para el actual campeón de la F-1. Mejor para Hamilton, que se mantuvo tranquilo para ya no cometer errores. Massa, que estaba muy atrás, no pudo hacer mucho y acabó en la segunda posición. Impresionante fue realmente quien apareció tercero: Nick Heidfeld. He ahí que surgió el alemán que fue presionado por la BMW Sauber para tener mejores resultados. Heidfeld fue más despierto que todos al parar para cambiar los neumáticos. Con intermedios, pasó de la novena a la tercera posición en sólo un giro, cerrando con llave de oro el final espectacular de carrera en Spa-Francorchamps.
Publicar un comentario